Reputación y marca: tres contextos para la acción

Whitepaper reputacion y marcas_Mailchimp

Las audiencias buscan marcas cada vez más auténticas y genuinas, que hablen de temas reales, participen activamente para contribuir a una mejor sociedad y conozcan las necesidades de las personas, lo cual conecta con un segundo aspecto que es la importancia de las marcas útiles.

Les invitamos a leer el whitepaper «Reputación y marca, tres contextos para la acción».

Descargar whitepaper

 

 


Esta crisis es un momento oportuno para generar negocios responsables

La “nueva normalidad” obliga a repensar distintos escenarios, y en el caso de las empresas, a tomar en cuenta decisiones que no pueden ser postergadas: Cuidar a los colaboradores, ser solidarios y comunicar las acciones “porque lo que no se conoce no existe”. Del lado de los clientes, manejar actitudes que aporten empatía y que sientan, con sinceridad y afecto, que son importantes.

Estos aspectos fueron analizados durante un conversatorio virtual, denominado Marketing y reputación en tiempos de pandemia, como parte de un espacio de diálogo creado por Ciudad del Saber (CDS), la  rma de consultoría Stratego y el Instituto de Estudios Superiores de Administración (Iesa), con sede en CDS, para discutir con voces especializadas distintos temas en el contexto de la pandemia del coronavirus. Participaron en calidad de expositores, Gustavo Manrique, socio y director de Comunicación Estratégica de Stratego; Carlos Jiménez, consultor, conferencista y director de Tendencias Digitales y Fernando Prado, vicepresidente senior de la compañía Reptrak, especializada en temas y análisis de reputación.

Manrique comenzó por subrayar que los hábitos van a cambiar, pero no los gustos, y la sociedad reclamará que las marcas sean activistas y no resulten ajenas a las realidades de la sociedad: “También tienen que apoyar y contribuir a la solución de los problemas”. Dijo que estamos en presencia del escrutinio corporativo sobre las empresas, por lo cual “el desempeño será mucho más evaluado: Es una oportunidad, pero también implica grandes riesgos”. Prado compartió los resultados del estudio desarrollado por Reptrak y titulado La gestión de la reputación corporativa durante la pandemia del COVID-19, a partir del estudio de casos de 19 empresas con presencia en España, Italia, México y Estados Unidos (EE.UU.), entendiendo la reputación desde varias dimensiones como la ética, la ciudadanía, la inversión social, la innovación, el liderazgo, la protección del ambiente y los resultados  financieros.

En esencia buscaron determinar cómo afecta la percepción de los consumidores y los ciudadanos, el desempeño de empresas e instituciones a propósito de la pandemia.

Colaboradores stratego web-min

Cuidar y proyectar

En primer lugar, el estudio destaca que hay valoración del cuidado que tengan las empresas hacia los colaboradores. “Tomar las medidas de seguridad y protección de la salud, resistir lo que haga falta para no despedir y mantener mucha información para evitar la incertidumbre, son conductas que la sociedad premiará”, observa Prado, si bien reconoce que en ocasiones la viabilidad económica hace imposible continuar abiertos. Por otra parte, subrayó Prado, es el momento de la solidaridad y apoyar, de la Responsabilidad Social Empresarial (RSE)”.

En enero de 2020, cuando hicieron un estudio de tendencia en un escenario donde todavía no se imaginaba la dimensión de lo que sería la pandemia, los directores de grandes empresas subrayaban el propósito corporativo; “que el objetivo no era solo ganar dinero; era mucho más. Lo decían por primera vez después de mucho tiempo”, observa el vicepresidente de Reptrak. Desde su perspectiva, esta crisis es el momento de la verdad y de hacer cierto ese propósito de un negocio responsable. En el caso español, Inditex es la empresa más mencionada por sus iniciativas frente a la lucha contra el virus (33%), seguido de Mercadona (10%) y El Corte Inglés (5%). Un tercer aspecto importante es “comunicar lo que hacemos; lo que no se conoce no existe. No construye reputación”.

Sin embargo, aclara el experto, se trata de comunicar desde la transparencia y la información: “No podemos ser comerciales. Debemos explicar lo que hacemos, de una manera objetiva, transparente y cercana”. El estudio reitera que “las iniciativas empresariales tienen un enorme impacto en la reputación y apoyo entre las personas que las conocen”. De hecho, el conocimiento de estas iniciativas genera una mayor reputación en las empresas y, por tanto, un porcentaje mayor de recomendación. Iniciativas valoradas en este estudio han sido la fabricación de batas, de equipos de protección y respiradores, además de la donación de dinero o la decisión de aplazar los pagos de hipotecas y servicios.

Entender al cliente, base del marketing

Carlos Jiménez, por su parte, reflexionó que las personas asocian marketing con publicidad “pero pocas personas con conocer, entender al cliente y esa, en realidad, es la base del marketing”. Si conoces bien al cliente, armó, los productos se venden solos y esta práctica la pide potenciar en esta situación de crisis.

“Hay otro efecto importante: La emocionalidad de la gente. El marketing trata de conocer la audiencia, sus problemas y soluciones”. “Si yo no entiendo la emocionalidad del cliente no me puedo conectar”, advierte y destaca la necesidad de las marcas de ser empáticas. “El marketing no es prescindible en los momentos de crisis. Los clientes esperan que estemos allí con ellos y le preguntemos en qué los podemos ayudar. La gente quiere, por ejemplo, descuentos o  flexibilidad en las condiciones de pago”, armó.

Comentó que las audiencias esperan que las marcas sean útiles, “pero el concepto de utilidad cambia de acuerdo a la generación. La utilidad, en el caso de un baby boomer (nacidos en promedio entre 1945 y 1964) es que cumpla su función”. Los millenials esperan que se anticipe a sus necesidades.

Resaltó que el consumidor latinoamericano no ve mal la comunicación en tiempos de crisis: Es necesario comunicar, pero hay que saber hacerlo y eso nos obliga a tener claro nuestro propósito; a ser útiles.

El experto recomendó a las empresas identicar oportunidades, buscar la viabilidad y no la supervivencia porque sería una condición pasiva.

Reconoció que la tecnología potenciará las experiencias, las personas harán compras online y estarán en teletrabajo, pero igual se mantendrá la necesidad muy humana y social de volver a la o cine, ir a la tienda, al cine y al centro comercial.

Autor: Violeta Villar Liste

Fuente: Capital Financiero


Reputación y responsabilidad social durante la crisis de la pandemia

COVID19 Stratego-

Con el objetivo de prestar un apoyo a las empresas e instituciones en la gestión de su reputación en este entorno de incertidumbre, desde The RepTrak Company hemos realizado varios estudios para tomarle el pulso a la situación y evaluar el impacto de la crisis en este importante activo intangible. Para ello hemos llevado a cabo tres estudios específicos en Italia, Estados Unidos y España, que en estos momentos estamos ampliando a muchas más geografías.

El estudio de España se realizó en dos olas, la primera se lanzó a los tres días de la entrada en vigor del Estado de Alarma (18-19 de marzo), y la segunda ocho días más tarde (27-29 de marzo).

Los resultados de la primera semana nos ayudaron a conocer las percepciones iniciales de una sociedad en estado de shock que pasó en cuestión de horas de vivir con total normalidad a que sus habitantes fueran obligados a confinarse en sus hogares, se cerraran los establecimientos no relacionados con artículos de primera necesidad y se aplicaran restricciones a sus libertades.

La primera semana de confinamiento se caracterizó por el pesimismo y la incertidumbre. La mayor parte de los entrevistados opinaban que esta pandemia llevaría a España a una nueva crisis económica de larga duración y, a diferencia del estudio en Italia, su opinión sobre Gobierno y empresas empeoraba de manera dramática, todo ello en medio de los primeros anuncios de expedientes de regulación temporal de empleo. En ese momento el nivel de conocimiento de las iniciativas llevadas a cabo por las grandes empresas en la lucha contra la pandemia era bajísimo.

Mientras que en la primera ola del estudio los entrevistados se mostraban muy críticos tanto con el Gobierno como las empresas, una semana después, si bien la opinión sobre el Gobierno ha seguido empeorando en cuanto a su gestión de la crisis, las grandes empresas han conseguido cambiar esa tendencia gracias a las iniciativas que antes mencionábamos.

Sin duda son los profesionales sanitarios quienes se perciben como los héroes de esta guerra y la opinión que se tiene de ellos no ha hecho más que mejorar. Otros colectivos que salen reforzados de esta crisis son los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, el ejército, los servicios públicos y los profesionales de servicios básicos, todos ellos también en las trincheras de esta batalla.

Otro hallazgo clave es el cambio de las prioridades del público a la hora de juzgar a las empresas. Nuestro modelo RepTrak®, estándar internacional para medir la reputación corporativa, establece siete dimensiones racionales que explican la admiración, respeto y confianza que reciben las compañías, es decir su reputación. Estas siete dimensiones son la oferta de productos y servicios, la innovación, el entorno de trabajo, la integridad (entendida como ética y transparencia), la ciudadanía (inversión social y cuidado del medioambiente), el liderazgo (calidad de gestión) y los resultados financieros. Sin dejar de ser la dimensión más relevante, la oferta de productos y servicios ha perdido bastante importancia en favor de otras dimensiones como resultados financieros (la estabilidad de sus operaciones) y entorno de trabajo (como trata a sus empleados). En definitiva, esto sugiere que en estos momentos los ciudadanos valoran más otros aspectos de las empresas, como el hecho de que se preocupen de sus propios empleados, que pasa a ser un grupo de interés de mayor relevancia, si cabe, en medio de la pandemia.

El otro gran hallazgo de nuestro estudio es el enorme impacto de las iniciativas que las grandes empresas están llevando a cabo para luchar contra la pandemia, o al menos para aliviar su negativo impacto en la sociedad. Por un lado, y a diferencia de lo ocurrido en la primera ola del estudio, muchas iniciativas de las empresas sí son conocidas por el gran público tan solo una semana después. El caso más relevante es el de Inditex. La textil gallega es la empresa más mencionada con mucho por los entrevistados. Otras empresas como Mercadona, El Corte Inglés, Santander o Telefónica también reciben numerosas menciones de manera espontánea.

A la pregunta sobre qué iniciativas les gustaría a los entrevistados que adoptaran las empresas, destacan las dirigidas a evitar el contagio entre empleados y clientes (mascarillas, guantes, barreras físicas, medidas de esterilización, etc.), en segundo lugar, está mantener los empleos pese al parón económico, y, en tercer lugar, poner las capacidades de la compañía a disposición de las autoridades sanitarias.

Todavía más interesante desde la perspectiva del análisis reputacional es el ejercicio que hemos realizado midiendo la reputación de diez de las mayores empresas españolas con iniciativas relevantes en marcha en estos momentos. Cuando para cada empresa separamos el grupo de entrevistados que conocían las iniciativas desarrolladas de los que no las conocían, la diferencia en el indicador de reputación RepTrak® Pulse (medida estándar del nivel de admiración, respeto y confianza recibidos) es de 19,5 puntos de media. Una diferencia que representa un auténtico abismo reputacional que hace pasar el indicador de débil a fuerte. No menos relevante es la diferencia en comportamientos de apoyo como recomendaría la empresa a familiares y amigos, donde el número de Promotores (los que definitivamente recomendarían la empresa) pasa en media de un 19% entre los entrevistados que no conocen las iniciativas a un 49% entre los que sí las conocen. Desde mi experiencia les aseguro que estos datos son excepcionales.

Una última conclusión, es la tendencia a volver a los medios de comunicación tradicionales, como la televisión, la radio y los principales periódicos como fuentes de información con más credibilidad. Si bien las redes sociales ganan en cobertura, los entrevistados les otorgan una mucho menor credibilidad en el entorno actual de hiperinformación, noticias no contrastadas, fake news, etc.

¿Qué le podemos recomendar a las empresas?  

  1. Primera recomendación: Cuiden a sus colaboradores.

En este nuevo entorno los empleados pasan a ser un stakeholder de todavía mayor importancia. Es el momento del diálogo y del análisis interno de sus necesidades y preocupaciones. Son importantísimas las medidas para evitar los contagios (teletrabajo, distanciamiento social, protección e higiene), pero también lo es la estabilidad laboral y reducir la incertidumbre. Los colaboradores son los embajadores de nuestra marca, pero en las circunstancias actuales necesitan especial cuidado. Además, en la sociedad está creciendo el respeto por aquellas empresas que más se preocupan por ellos.

  1. Segunda recomendación: Arrimen el hombro.

Éste es el momento de la responsabilidad empresarial. Nunca como ahora ha sido tan necesario que las empresas se involucren en la sociedad y busquen soluciones a esta crisis. Estamos ante una situación de economía de guerra, en que la creatividad y el esfuerzo de todo tipo de profesionales pueden aportar respuestas.

A principios de este año publicábamos las principales tendencias sociales que influían en la gestión de la reputación. La primera y más importante es la exigencia de definir el propósito corporativo, un planteamiento estratégico que diferencie a la empresa más allá de los beneficios económicos. Estamos ante una auténtica prueba de fuego para el propósito de muchas compañías, ¿estaremos a la altura de las circunstancias cumpliendo el famoso walk the talk?

  1. Tercera recomendación: Comuniquen lo que hacen.

Lo que no se conoce no construye reputación, ni por ende comportamientos de apoyo. Si es importante que las empresas colaboren en esta crisis con sus iniciativas, también es importante que sean capaces de conseguir que sus grupos de interés las conozcan. Además, el conocimiento del trabajo de las empresas que lideran estas iniciativas genera un círculo virtuoso que obliga a sus competidores a seguir su ejemplo.

El abrumador dato de diferencia del indicador de reputación y de las actitudes de apoyo entre las personas que conocían las iniciativas de las empresas y las que no las conocían nos demuestra que es absolutamente necesario comunicar lo que hacemos. No obstante, la delicada situación de muchas personas en nuestro entorno hace que el tono de dicha comunicación debe huir del oportunismo y lo comercial para ser más transparente e informativo, con mensajes centrados en lo colectivo por encima de lo individual.

El cambio de tendencia en el papel de los canales, donde los medios tradicionales de mayor credibilidad ganan peso, puede hacer necesario revisar las estrategias de comunicación.

Si deseas obtener el estudio, puedes descargarlo:

DESCARGAR ESTUDIO

Escrito por:
Fernando Prado

Fuente: The RepTrak Company / diario_responsable


El Marketing y la Reputación en tiempos de pandemia

Tuve la oportunidad de participar en un Webinar organizado por la empresa de comunicaciones Stratego, IESA Panamá y La Ciudad del Saber para conversar del marketing y la reputación de las marcas. Fue una interesante conversación moderada por Gustavo Manrique, socio de Stratego y reconocido consultor en comunicaciones y reputación de marcas, donde además conversé junto a Fernando Prado de la empresa española RepTrak Company.

Quisiera compartir contigo tres mensajes clave de mi intervención en dicho evento:

Marketing stratego

1. El Marketing se trata de escuchar y entender 

Muchas personas asocian el marketing con la publicidad y las ventas. Sí, definitivamente eso forma parte del marketing, pero la base del marketing es la comprensión de las necesidades de los clientes. Se trata de identificar las necesidades y problemas de los clientes, de forma de contribuir a satisfacerlos de forma rentable.

En tiempos de crisis esta tarea no solamente está vigente sino que es muy necesaria debido a que las condiciones del entorno generan cambios en los comportamientos, actitudes y expectativas de los clientes. Las crisis no solamente afectan los bolsillos de los clientes por efecto de la disminución de los ingresos, sino que también influyen en su emocionalidad, lo cual termina afectando también su actitud hacia las marcas y su disposición a compra.

Escuchar y entender es la base de la empatía, muy necesaria en medio de una crisis.

2. El Marketing no es prescindible en tiempos de crisis

Una de las respuestas intuitivas en medio de la crisis es la reducción de presupuestos, y marketing no es la excepción. Aunque la economización de los recursos es una medida necesaria para lograr la viabilidad del negocio en el corto plazo, reducir considerablemente la presencia de la marca puede ser una mala idea.

Hay diversos argumentos que justificarían la defensa del presupuesto de marketing y publicidad: la caída de la demanda en el mercado incrementa la rivalidad de la competencia y no tener presencia de marca no luce una buena opción, además, en tiempos de crisis los consumidores nos necesitan. Una marca útil debe estar presente en el mercado y comunicarse con sus clientes; lo cual será agradecido y, mejor aún, recordado después de la crisis.

Además, diversos estudios académicos demuestran que aquellas marcas que mantienen o incrementan su inversión en marketing y publicidad muestran un desempeño superior, durante y después de la crisis.

3. El Marketing debe atender a un propósito

Las marcas que mejor conectan son las que atienden a un propósito y en lugar de centrarse en el producto (el qué) o el proceso (el cómo), se centran en el por qué. Este es el principal argumento que plantea Simon Sinek en su best seller: Empieza con el Por Qué, libro que se escribió, por supuesto, mucho antes de la pandemia.

Pero es que atender a un propósito es una tarea de las empresas de hoy, que la crisis lo que hace es poner en evidencia. Si la marca define claramente su propósito, entonces será más empática (porque se reconoce a sí misma), más auténtica (porque tiene claramente definidos sus valores), pero sobre todo será más útil, lo que realmente le ayudará a mantenerse en el mercado. Durante una crisis los clientes esperan que las marcas sean útiles y la definición de un propósito claro ayudará a materializar de qué forma se puede ser útil.

En fin, en tiempos de crisis un propósito será de gran ayuda para orientar los esfuerzos de la marca y minimizará el riesgo de sufrir una crisis reputacional.

Escrito por:
Carlos Jiménez

Fuente: Carlos Jiménez 


Empresas con propósito y protección de datos

Los productos y servicios siguen siendo el principal valor reputacional, pero según el estudio del Reputation Institute, Global RepTrak 2020, los esfuerzos de responsabilidad social de las empresas toman cada vez más importancia y la protección de datos continúa siendo el principal riesgo reputacional.

Según Kyle Wright Ford, CEO del Reputation Institute, lo que distingue a las empresas catalogadas como compañías de primer nivel es su habilidad de conectar con sus consumidores y accionistas al comunicar su verdadero propósito y cómo este hace del mundo un mejor lugar. Ya no es suficiente vender productos excepcionales y brindar el mejor servicio, hay que estar comprometidos y actuar en consecuencia.

En los últimos años se han popularizado términos como “consumo responsable” o “consumo ético”, y las empresas se han tomado muy en serio la puesta en práctica de estos conceptos. Al respecto, se ha logrado medir que en un mercado con tantas opciones, como lo es el mercado actual, los consumidores prefieren gastar su dinero en empresas que generan un bien social y que tienen valores similares a los suyos.

Los consumidores están conscientes que cada vez más empresas manejan y guardan información personal valiosa y que existe un incremento en violaciones de seguridad en la protección de datos. Estas premisas los ha hecho estar más alertas a las políticas de protección de datos que brindan las marcas y las compañías.

Un artículo publicado en la página web del diario La Estrella en marzo de este año, señala que las empresas panameñas invierten menos de un 15% de su presupuesto en ciberseguridadTomando en cuenta que la mayoría de los negocios están transformando sus operaciones a modelos más lean, es importante contar con medidas de seguridad correctas para poder competir con empresas a nivel internacional. A su vez, es fundamental comunicarles a los clientes las medidas que se toman para proteger su información, pues esto redunda directamente en la posibilidad de ganarse su confianza.

WT 2

Dicho esto, las empresas actualmente enfrentan dos desafíos muy distintos: el primero es detenerse y encontrar el verdadero motivo de sus operaciones para buscar la manera de comunicarlo en forma coherente y constante a sus audiencias. El segundo, es mirar al futuro pues el internet y la digitalización han cambiado nuestra vida, y en muchos sentidos la han mejorado; pero para poder gozar de estos beneficios se deben tomar las precauciones necesarias para proteger tanto nuestros activos como a nuestros clientes.

Autor:                                       Editora de contenido:
Carolina Durling                      Karelys Dorta

Fuente:
Reason Why , BusinessWireGlobal Trends in Reputation 2020 , La Estrella de Panamá


Stratego presenta sus seis claves para el 2020 en gestión de marca

Noticia A NL 05.02.2020_encabezado_encabezadoSe inicia una nueva década llena de retos para la gerencia, la comunicación estratégica y la gestión de marcas; por ello, durante el mes de diciembre consultamos a colegas y expertos para hacer un compendio de algunas de estas conversaciones y las claves en la materia para los tiempos por venir.

1.El riesgo reputacional sigue en juego: la gestión de riesgos es cada vez más importante dadas las dinámicas del entorno y el escrutinio público sobre el desempeño empresarial. Se agota el tiempo para que las empresas, independientemente de su tamaño, asuman definitivamente un modelo de negocios basados en principios de sostenibilidad, que es uno de los principales factores de riesgo.

2.La gente primero. La comunicación interna y el trabajo de endo marca será clave para desarrollar y sostener la ventaja competitiva; sin embargo, las nuevas generaciones de profesionales exigen un nuevo modelo de relaciones y un estilo de liderazgo más espontáneo, abierto y dinámico. Esto implica un replanteamiento de la cultura corporativa y procesos de gestión de cambio más profundos.

3.Propósito. No es lo que haces, sino porqué lo haces. Aunque ya es un tema suficientemente discutido, la narrativa corporativa toma un nuevo ángulo. La mayoría de la gente no sólo se siente identificada con lo que hacen las empresas, eso ya es conocido por el consumidor. El reto ya no es qué hace una empresa sino cómo, por qué lo hace y qué beneficios genera para la sociedad. Entramos en una era en la cual el bienestar individual y colectivo que generan las marcas definirá el verdadero carácter de las mismas.

4.Digital pero no tanto. La saturación digital genera nuevos comportamientos y cada vez más personas buscan desconectarse temporalmente para descansar de la vorágine digital y la intensidad de las redes sociales. La capacidad de las empresas y sus marcas de generar un balance más humano y cercano en la experiencia con el consumidor implica regresar a lo básico, utilizando el poder de los medios sociales como catalizadores de negocio.

5.Menos es más. Ya no se trata de la cantidad de seguidores, sino de la calidad de las comunidades y su interacción. La gestión de las redes sociales ya no son iguales que en el pasado reciente, pues la mayoría de la gente tiene una mayor madurez en su uso, busca contenidos relevantes y enfoca su tiempo en  comunidades que tienen algo importante que decir, útil y atractivo. No es la cantidad de contenidos que se generan y número de seguidores, sino su relevancia.

6.La transparencia es comunicar desempeño. Las empresas que sepan manejar la transparencia de forma estratégica como modelo de desempeño, construcción de reputación y mitigación de riesgos tendrán mayores oportunidades de transitar con éxito en un entorno turbulento, pues tendrán la aprobación y el respaldo del público a pesar de sus errores.

Foto gustavo final A_16

Escrito por:
Gustavo Manrique


10 tendencias para la gestión de la reputación en 2020

Tendencias en la reputacion para el 2020

Se estima que el 2020 una de las mayores tendencias para mejorar la percepción de la sociedad sobre las compañías, será  el Big Data. Cees Van Riel, cofundador del Instituto de Reputación y profesor de Comunicación Corporativa en la Universidad Rotterdam’s School of Management, y Marijke Baumann, jefe de investigación de la misma universidad, han identificado las 10 tendencias que habrá en la gestión de la reputación de las empresas en 2020. 

A continuación, un breve resumen planteado por Reputation Institute: 

Primero tienes que saber quién eres.

Es fundamental poder determinar ¿por qué hago lo que hago, de la manera en la que lo hago? Se deberá poder dar respuesta a esta pregunta de forma sincera, pues la autenticidad es una necesidad.

La revolución del Big Data tendrá consecuencias.

En el año 2020 los datos reputacionales se integrarán en todos aquellos que afecten al negocio (estudios de mercado, información financiera, tendencias sociales, etc.). Como resultado, los datos referidos a la reputación ya no serán exclusivos del departamento de Comunicación Corporativa, sino que se tendrá que crear un área nueva.

La gestión de la reputación será un largo camino por recorrer.

El estudio Reputation 2020: Tren Trends Driving Reputation Management muestra que las organizaciones dirigidas sólo por indicadores financieros toman diferentes decisiones que aquellos que además incluyen otro tipo de Key Performance Indicator (KPI, también conocido como Indicadores de Gestión) como: reputación, satisfacción del cliente y huella de carbono. Se ha establecido también que la percepción crecerá hasta llegar a ser uno de los KPIs no financieros más importantes.

Los CCOs (Chief Communications Officers) liderarán la gestión de la reputación en 2020.

Los profesionales de la comunicación seguirán siendo los encargados de llevar a cabo esta tarea. Para alcanzar el éxito en su labor, deberán seguir mejorando sus habilidades de liderazgo y visión de negocio.

Los empleados serán tus embajadores de reputación.

Hay que tener en cuenta que las personas que buscan nuevas oportunidades laborales, elegirán lugares para trabajar que, en mayor medida, tengan que ver con sus propios valores. Cuanto más encajen las normas y valores del individuo con los de la organización, más fácil será que apoyen su estrategia y objetivos. Así que para reclutar y retener a los empleados con más talento en 2020, las compañías necesitarán empezar a hacer cambios desde hoy.

La gestión de la reputación incrementará el valor de los negocios.

La gestión eficiente de la reputación y su mejoría, requiere de inversión en los procesos de reclutamiento. Además, una buena reputación hace que una empresa atraiga capital de manera más fácil y que además, gane el apoyo del gobierno. Como resultado de esta práctica, los beneficios para la empresa, en diversos sentido, serán mucho mayores.

Los grupos de interés de las empresas incrementarán en número e influencia.

Las compañías no podrán enfocarse exclusivamente en un solo grupo de interés. Tendrán que comunicarse, con más frecuencia, con la mayoría de sus stakeholders, y evolucionar hasta que esta práctica sea continua. Los negocios más exitosos tendrán que entender la complejidad de estas relaciones y las dinámicas en las que difieren.

La personalización de los mensajes será la norma.

Las marcas deberán crear mensajes más individuales. Se pondrá menos foco en los medios convencionales y la publicidad será cada vez menos efectiva. Las compañías tendrán que saber dónde tienen lugar los mensajes críticos que haya sobre ellas, y dónde pueden y deben intervenir. En lugar de perseguir las conversaciones, las empresas deberán ser conductores activos de las mismas.

La reputación de las industrias afectará más a las compañías de forma individual.

En 2020, se iniciarán inversiones colectivas, con el objetivo de promocionar asociaciones positivas dentro de la misma industria. Las empresas que se distinguen únicamente por subrayar su singularidad en comparación con el resto de la industria descubrirán que, al final, la percepción que se tiene de dicho sector, ya sea buena o mala, se le atribuirá a ellos también.

La relevancia social ayudará a las empresas, productos y servicios a destacarse de la multitud.

Todas las empresas e industrias necesitan hablar más sobre lo que hacen por la sociedad. Aunque para algunas sea más fácil, todas deberán esforzarse por dar a conocer los productos que más valor agregan a la vida de las personas.

 

Fuente: Reputation Institute


5 tendencias que marcarán la industria del marketing en 2020

Desde el cuidado del medio ambiente, hasta la privacidad de los datos del consumidor. Estos son algunos de los temas que van a dominar el sector el próximo año.

El próximo año las marcas adoptarán una posición sobre los problemas sociales en el mundo, revisarán el impacto ambiental que generan sus productos y se enfocarán en la construcción de soluciones para abordar la falta de privacidad de datos, según indica el estudio ‘Marketer’s Toolkit 2020’, elaborado por la consultora de marketing y comunicación WARC.

Este documento, que se basa en la información obtenida de 800 entrevistas elaboradas a profesionales de marcas, directores de marketing y colaboradores de agencias en todo el mundo, muestra los retos que deben enfrentar las empresas en una sociedad que cuestiona cada uno de sus movimientos y que confía más en ellas que en sus propios gobiernos.

De acuerdo con el estudio ‘Meaningful Brands 2019’ del grupo de marketing y comunicación Havas, 65% de los consumidores creen que las compañías tienen un rol más importante que los gobiernos en la creación de un futuro mejor que los gobiernos en la creación de un futuro mejor.

Aunque el 40% de los encuestados por WARC está de acuerdo con esto, sabe que no es una tarea fácil: 34% asegura que en el entorno de crisis que vivimos ahora, es más difícil para las marcas influir en la cultura de las personas.

En este sentido, ‘Marketer’s Toolkit 2020’ muestra las cinco tendencias que deberá enfrentar los profesionales del marketing el próximo año:

photo-1432888498266-38ffec3eaf0a

El efecto Greta

La activista Greta Thunberg puso el tema del medio ambiente en el centro de discusiones. Por esto, las marcas necesitan evolucionar hacia el activismo, eso piensa el 75% de los encuestados.

Reinventar la programática

El 50% de los profesionales del marketing dice que la publicidad programática ha fallado. Así que el próximo año se espera el uso de diferentes plataformas para mejorar la experiencia del usuario.

De regreso a lo básico

Las marcas necesitan mantener una buena imagen, pero sin que esto signifique un gasto excesivo. Hasta ahora, 70% de los encuestados asegura que las empresas han invertido demasiado en su reputación.

Construcción de jardines amurallados

El poder de las plataformas digitales obliga a las marcas a fortalecerse dentro de un ecosistema en el que no tienen el poder. Por eso, 23% planea aumentar la inversión publicitaria en Amazon.

La privacidad

El 86% de los encuestados asegura que las empresas tecnológicas tienen que estar sujetas a mayor regulación, pues los consumidores exigirán mayor control sobre sus datos en 2020.

Fuente: Revista SUMMA